Escalante Pradilla se reorganiza para atender pacientes covid-19 y otras patologías

El hospital Fernando Escalante Pradilla (HEP) de Pérez Zeledón se reorganiza en todos sus extremos para ofrecerles seguridad a las personas negativas de covid-19 y a las que están con la enfermedad.


Especialistas en Emergencias, epidemiología, jefaturas de servicio e ingenieros de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) trabajan de manera organizada y proactiva para que hayan espacios seguros, de covid-19, tanto para personas usuarias y servidores de la institución.


Las doctoras Joicy Solís Castro, emergencióloga y directora general y Guiselle Guzmán Saborío, epidemióloga de la CCSS, buscan reorganizar el hospital para que los flujos de personas en la prestación de los servicios sean seguros, aprovechados al máximo y estén clasificados como áreas covid-19 y no covid-19.


“Con toda esta reorganización buscamos delimitar las áreas con pacientes covid-19 para separarlas de las áreas con pacientes con otras patologías con el fin de brindar mayor seguridad tanto a los usuarios y funcionarios de este hospital” dijo la doctora Solís Castro.


“Lo que se hizo fue separar un área exclusiva donde los pacientes que ingresan son atendidos y abordados clínicamente, con todas las medidas epidemiológicas para el manejo de los pacientes covid-19. Se hace una entrada separada para el manejo de los pacientes con otros padecimientos. Toda esta estrategia requirió traslado y reorganización de equipamiento, de los pacientes y el talento humano para establecer rutas estrictamente seguras de circulación en áreas contaminadas y limpias de covid-19” explicó la doctora Guzmán.


Este jueves se culminó con la armadura de la Unidad Médica Móvil (UMM) que servirá para mantener a los pacientes que van a ingresar al establecimiento de salud mientras se tiene el resultado de la prueba covid-19. Esta UMM del Centro de Atenciones de Emergencias y Desastres (CAED) empezará a funcionar en cuanto se terminen de reorganizar los servicios de hospitalización.


“Esta estructura móvil no amplía la capacidad de atenciones, pero sí permite hacer flujos más seguros en el servicio de Emergencias y atenciones más fluidas con el mínimo riesgo” dijo la doctora Guzmán.

Esta Unidad Móvil viene configurada con tres módulos en los cuales cuenta cada uno con aire acondicionado, equipo médico para atención general, algunos equipos para atenciones de emergencia, mobiliario básico, iluminación, es totalmente autosuficiente, tiene planta eléctrica, un sistema cerrado de distribución de agua y un sistema en el aire acondicionado especial que permite atención tanto de pacientes positivos como sospechosos de la enfermedad. La unidad tiene una capacidad máxima de 10 camillas por módulo, pero no se llenará para evitar distancias más prudentes”, destacó el doctor Mario Vilchez, coordinador del CAED.


“Vamos a aumentar la capacidad resolutiva del hospital, ahí se van a recibir los pacientes que tienen emergencias y que tienen pendiente el resultado de su prueba para definir si es un paciente covid-19 o no. Los pacientes que resulten positivos los hospitalizamos donde corresponda y si el resultado de la prueba es negativo y su vida no está en riesgo se traslada a uno de los hospitales de la red de prestación de servicios de salud de la región Brunca” aseguró la doctor a Solís Castro.


El HEP cuenta con 41 camas para pacientes positivos de covid 19 y a partir del lunes funcionará como un centro dual. El personal trabaja con todas sus fuerzas y todo su amor para mantener la cobertura de atención médica a todos los pacientes que la requieran. En estos días se ha laborado intensamente con los funcionarios de los 30 servicios para extremar cuidados tanto con los funcionarios como con las personas usuarias.


Actualmente solo se hospitalizan emergencias calificadas o pacientes que ameritan servicios que solo tenga el Escalante Pradilla, como el TAC.


Los casos de labor de parto avanzados o que presentan riesgos para la madre o el bebé, se atienden en este establecimiento de salud, paro otros casos no tan agudos como ejemplo aquellas infecciones que ameriten tratamientos intravenosos se envían a los hospitales San Vito, Tomas Casas, Golfito, Cuidad Neilly, o según necesidad, se envían a los centros de Quepos y Puntarenas. "Reiteramos pacientes que no tengan su vida comprometida se estabilizan y trasladan a otras unidades", dijo la directora Solis.



25 vistas0 comentarios