Comenzó el armado de partes metálicas del nuevo puente de General Viejo

Con un 40% de avance, el pasado jueves comenzó la colocación y armado de las piezas de acero del nuevo puente sobre el río General, en la comunidad de General Viejo de Pérez Zeledón, sobre la ruta nacional 321.


Un experto de la empresa en este tipo de estructura ya está en el país y supervisará el ensamblaje de las piezas, todas las cuales son importadas de Austria. El último lote llegará al sitio este mismo mes de agosto.


Con una inversión de ¢3.589 millones, la construcción de este puente de 121.5 metros de longitud, iniciada en noviembre pasado, ha tenido atrasos ocasionados en la importación de las piezas, dada la emergencia por el COVID-19. Ante esta situación, el puente estará listo en febrero próximo, y no en noviembre, como se tenía planeado inicialmente.


Según detallaron en el Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI), esta semana se trabajará en el armado de “la nariz” del puente, que es el elemento antes de la cercha principal, así como obras temporales que son fundamentales para el ensamblaje de la estructura.


Agregaron que, una vez colocada la cercha principal, se continuará con los trabajos de los elementos pendientes de los bastiones y las aproximaciones del puente.



En detalle

El puente se hará en cerchas de acero galvanizado; estará conformado por 27 módulos de ese material, de 4.5 metros de longitud cada uno. Sobre ellos, se colocará una losa de concreto de 8 metros de ancho. Cada carril, de los dos disponibles, tendrá 3.68 metros de ancho y la carpeta asfáltica sobre la losa de concreto, que servirá de superficie de ruedo, será de 5 cm de espesor.


La estructura contará con bastiones de concreto reforzado tipo pared, de 12 metros de alto por 8,8 metros de ancho y 8.8 metros de alto por 8.8 metros de ancho, respectivamente, debido al desnivel que hay entre cada extremo del cauce del río. El paso se ubicará a pocos metros de donde se encontraba el antiguo puente.


Asimismo, con el propósito de beneficiar a tantas personas que pasan a pie por la zona, se contará con una acera de 1.5 metros de ancho, adosada de forma externa a la cercha, con barandas peatonales y piso de acero.


Por el sitio pasaban unos 4.000 vehículos al día, hasta el momento del colapso del antiguo puente. Esta estructura se dañó en noviembre de 2017, por el impacto ocasionado por la tormenta tropical Nate.


Las comunidades de General Viejo, Los Chiles, El Carmen, Santa Margarita, Rivas y Barrio Sinaí, así como Peñas Blancas y Barrio los Pinos, entre otras, serán algunas de las beneficiadas de este proyecto, que tiene una vida útil proyectada de 50 años.

0 vistas0 comentarios